Las mejores técnicas para estudiar de manera efectiva

Las mejores técnicas para estudiar de manera efectiva

Aprender diferentes estrategias de estudio es crucial para aprovechar al máximo tu tiempo a la hora de estudiar, pero es importante tener en cuenta que la forma de estudiar dependerá del tipo de contenido que necesites aprender, y también del tipo de evaluación.

TOP 5 mejores técnicas para estudiar de manera efectiva

estudiar

Las siguientes técnicas de estudio son consideradas las mejores para garantizar resultados efectivos en el aprendizaje.

1.      Método Cornell

El método Cornell es una técnica de toma de apuntes que consiste en sintetizar la información más importante de las clases, y organizar las notas de forma clara y precisa.

Este método permite prestar atención de manera efectiva durante las lecciones, mejorando la concentración, la escucha y el análisis de la información. Para utilizar el método Cornell, es necesario dividir el folio en cuatro secciones, como título, conceptos clave, notas de clase y resumen.

En la zona del título se coloca el nombre de la asignatura y la fecha. A continuación, se divide el resto del folio en dos columnas, siendo la columna de la izquierda la sección de conceptos clave y la de la derecha la de notas de clase.

En la sección de notas de clase se escriben los detalles de la lección, mientras que en la columna de conceptos clave, se destacan las ideas principales de cada apartado, anotando preguntas relacionadas.

Después de tomar las notas, se elabora un resumen breve y conciso con palabras propias, que sintetice el contenido de la clase.

El método resulta muy efectivo para sintetizar y organizar la información, lo que permite tener unas notas claras y precisas, que pueden ser utilizadas posteriormente para estudiar y preparar exámenes.

2.      Método Robinson

El método de aprendizaje Robinson se compone de cinco pasos: explorar, preguntar, leer, recitar y repasar. Es una herramienta muy útil para comprender y asimilar nuevos conceptos de forma eficaz.

El primer paso consiste en explorar el material que se va a estudiar mediante una lectura rápida, fijándose en los títulos y el índice para tener una idea general.

A continuación, en el segundo paso se realiza una segunda lectura más detallada, y se toman notas de todo lo que no se haya comprendido para poder formular preguntas y resolver dudas.

En la tercera lectura se subrayan o destacan los conceptos más importantes, lo que ayudará a recitar con tus propias palabras lo que has aprendido. Por último, es importante repasar el contenido al finalizar cada tema y antes de los exámenes, lo que contribuirá a recordar y afianzar los conocimientos adquiridos.

3.      El ‘Palacio de la memoria’

El método del Palacio de la Memoria o de Loci es una técnica mnemotécnica que consiste en crear un espacio mental con diferentes salas, que sirven para almacenar la información que se quiere recordar.

A través de esta técnica, se asocian los conceptos a imágenes u objetos que se sitúan estratégicamente en cada una de las salas del lugar mental.

Esta técnica es muy útil para mejorar la capacidad de retentiva, ya que se basa en la creación de un itinerario familiar y coherente, que permite recordar de forma ordenada y clara las diferentes ideas que se han situado en él.

El trayecto creado estará lleno de emociones y asociaciones, y las imágenes utilizadas para recordar la información son fácilmente reconocibles y comunes.

El método del Palacio de la Memoria es especialmente útil para memorizar discursos y presentaciones, aunque también se puede aplicar para aprender cualquier tipo de información que se desee recordar de manera efectiva.

Además, puede ser utilizado por personas de todas las edades y niveles de estudio, desde estudiantes de primaria hasta adultos que quieran mejorar su memoria y retentiva en general.

4.      Sistema Leitner

El sistema Leitner es una técnica de estudio que se basa en la elaboración de tarjetas de estudio, también conocidas como flashcards. En una de las caras de la tarjeta se escribe una pregunta relacionada con el tema a estudiar, y en la otra cara se encuentra la respuesta desarrollada.

El objetivo de esta técnica es que el estudiante se autoevalúe respondiendo las preguntas de las tarjetas, y que clasifique las tarjetas según su nivel de dificultad, de modo que las que se respondan incorrectamente se separen en un montón diferente para su revisión posterior.

De esta manera, se logra un estudio más eficiente y centrado en aquellos temas que cuestan más trabajo comprender.

La técnica de las tarjetas de estudio es especialmente útil para recordar información específica, conceptos y definiciones, fechas y datos relevantes. Con el tiempo, se irá reduciendo el número de tarjetas que se han de repasar con más frecuencia, hasta que se memorice toda la información sin dificultad.

5.      Técnica pomodoro

La Técnica Pomodoro es una forma de mejorar la gestión del tiempo de estudio. Su nombre proviene del temporizador de cocina con forma de tomate utilizado para medir los bloques de tiempo.

La idea principal es dividir el tiempo de estudio en bloques de 25 minutos, conocidos como «pomodoros», seguidos de breves descansos de 5 minutos. Cada cuatro pomodoros, se debe tomar un descanso más largo de unos 20-30 minutos.

Al utilizar esta técnica se puede mejorar el control del tiempo dedicado a cada tarea, y así evitar distracciones. Además, se logra una mejor planificación y motivación, reduciendo la fatiga mental.

Al trabajar intensamente en los momentos de mayor actividad y realizar pequeños descansos regulares, se puede mejorar el rendimiento y aumentar la productividad en el estudio.

Gracias a estas técnicas de estudio resultará más sencillo aprender, interpretar y memorizar la información, conceptos y términos que necesites aprender.